Juan Martín

Este año me tocó perder a mi padre. Cuando finalmente me decidí por pedir ayuda (la necesitaba de antes, pero ahora tenía un motivo más concreto), sentí que necesitaba un espacio personal de reflexión para acompañar un proceso tan difícil para mí; di con Pablo.
Atravesé un proceso donde siento que adquirí una serie de herramientas para trabajar en mí y que de esa manera surjan nuevas y múltiples formas de _estar siendo_ que valoro mucho.
Es un proceso muy concreto y funcional que me ayudó con asuntos de mí que necesitaba revisar hace tiempo. Aprendí mucho para poner en práctica.
Recomiendo!
Gracias a la comunidad por el espacio que brindan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.